Tres caminos, una sola voz

V FESTIVAL MÚSICA ANTIGUA DE MÁLAGA / Fernando Anaya / Diario de Málaga

 

 

Los melómanos y habituales de la música antigua ya contábamos con dos caras conocidas de la música instrumental, y si a éstas le sumamos la juventud de una voz diestra, el trío Zéjel se presentía el pasado lunes en la Alcazaba con claro éxito y con clara vocación para despertar esos benignos estados de ánimo. Tanto Juan Manuel Rubio como Álvaro Garrido siempre acaban por sorprendernos con sus propuestas. El primero, por su polifacética habilidad de instrumentista de calidad, donde sobresalió en el santur. El segundo, por continuar con esa madurez en recrear la atmósfera adecuada con su percusión, y situándose en uno de los más certeros en este campo. Ambos, aportando una simpática visión didáctica del repertorio creando momentos de mezcolanza bien entendidos, como el conocido Trotto inicial, y especialmente, dando sentido a la fusión turco-italiana en Kurdilly Hicazkar. La voz de Iman Kandoussi no quedó desapercibida. La joven marroquí, más cercana a los cánticos de tradición arábigo-andalusí que a los sefardíes, imprimió una dulzura especial en la combinación A Chantar/Quddam Al-Maya y con rotundidad en los tildados Encuentros ibéricos. En definitiva, una notable propuesta que nos acercó a la siempre bien recibida música de las tres culturas.

 

 

 

Aromas exóticos

XIII FESTIVAL NOCHES  JARDINES DEL ALCAZAR / Juan José Roldán / El Correo de Andalucía

 

Juan Manuel Rubio y Álvaro Garrido, junto a la excelente vocalista marroquí Iman Kandoussi, forman Zejel. Van más allá de ofrecer música árabe o como ellos denominan, Sefarab, en justa referencia a la convivencia que hubo aquí entre árabes y judíos ... Zejel deleitó a nuevos e iniciados con un exquisito programa de música turca, árabe, sefardí y andalusí, en la que destacó la pericia del jerezano con exóticos instrumentos como el santur, el oud, el saz, la zanfoña o el arpa, revelándose además como competente conferenciante; Garrido tuvo sobrada oportunidad para demostrar por qué es hoy uno de los más interesantes percusionistas de música antigua y étnica; e Iman Kandoussi llegó a hipnotizarnos con su sugerente y cálida voz, de sedoso timbre y poderosa proyección. Una suave brisa de viento estival se encargó de transportarnos a unas idílicas mil y una noches en las que el Real Alcázar fue protagonista de toda esta aventura multicultural y racial.

 

 

 

 

 

La música de las religiones del libro

REVISTA 12 NOTAS / Crítica Cd La Memoria de Oriente / Miguel Ángel Pérez Martín

 

En cierta ocasión me pidieron unas ideas para una exposición en un lugar tan mágico como un depósito de aguas (aljibe) de grandes dimensiones. Estaba leyendo en aquellos momentos el libro Pensar la religión de Eugenio Trías. Estaba fascinado por dos ideas: el primer monoteísmo representado por la religión hebrea y el hecho de que los tres grandes monoteísmos encierran sus enseñanzas en un único libro, hasta ser conocidas por las “religiones del libro”. Mi idea para esa exposición era imposible… colgaba en el punto central de los arcos del aljibe los tres libros sagrados con una gruesa cuerda de yute, un foco cenital arriba del todo, luz en picado y por la cuerda iba a hacer deslizar de forma continua un pequeño reguero de agua coloreada como la sangre. Entonces no sabía cómo hacerlo, pero tenía muchas ganas. Ahora sé cómo hacerlo, pero no tengo ganas, estoy harto de tanta guerra santa. Se la cedo a quien quiera llevarla a término. Judaísmo, cristianismo, islamismo… han llegado a convivir en Al-Andalus. Unos y otros se las ingeniaron para hacer inviable esa convivencia, primero entre hispano-romanos  y judíos, luego musulmanes, cristianos y judíos. La expulsión de los judíos supuso una gran pérdida científica y económica y la de los musulmanes una gran pérdida medioambiental, agroalimentaria y artesanal. Las dos alrededor de 1492 y llevada a cabo por una reina paisana mía a la que se empeñan en subir a los altares cristianos. Una pena todo. Un dato: había decenas de miles de judíos descendientes de los hispanos en Tesalónica en 1940. Fueron llevados en tren a Auswitch. Fin de la cita.

 

En Andalucía, islamizada como Al-Andalus, que algunos desalmados con turbante quieren “reconquistar” convivieron las tres religiones, las tres culturas, se escuchó una música síntesis de las tres sensibilidades mediterráneas.  Grabado en Sevilla y editado por Zejelmusica, la editora del grupo Zejel, compuesto por Iman Kandoussi (canto), Juan Manuel Rubio (oud, zanfona), Álvaro Garrido (percusiones) con la colaboración de Amín Chaado (canto, violín) consigue transportarnos a  los zocos y medinas donde se escuchaba la “algarabía”,  la mezcla de las tres músicas, los olores de tres cocinas diferentes, tres rezos, tres llamadas a la paz y la concordia que demasiadas veces se rompía… y que se rompió definitivamente en 1492, cuando Castilla apostó por hacerse con el resto de los territorios peninsulares para poder dar el salto allende los mares, como ya hacían los portuguesesSalterios, laudes, percusiones y voces en hebreo y sefardí, árabe, castellano antiguo se suceden en temas como:  Atressi cum la Chandella, el más conocido Trotto (italiano) el sefardí Primavera en Salonico… llegando a Turquía (uno de los destinos últimos de los sefardíes hispanos) en el tema Kurdillyhicazkar Saz Semai… de nuevo el sefardí Una Ora, hasta las Cantigas de Amigo de Martín Codax, pasando por  temas galaicoprovenzales como Estampida Real.

Una síntesis de lo mejor de tres ideas de la religión, de la cosmovisión de tres pueblos y la música de la península ibérica entre el año 711 a 1492 y consecuencias posteriores. Todos ellos interpretados de forma magistral y muy orgánica, eliminada la impostación del estudio que a veces apreciamos en formaciones sin tan larga experiencia.

Un gran acierto, una revelación, nunca mejor empleado el término.